La AN rechaza la demanda de Fetave que pedía la nulidad del convenio colectivo de las agencias de viajes

La Audiencia Nacional (AN) ha desestimado íntegramente la impugnación del convenio colectivo de las agencias de viajes, solicitada por la Federación de Asociaciones Territoriales de Agencias de Viajes (Fetave), que presentó una demanda contra dicho convenio por considerar “irregular” la constitución de la mesa negociadora, en la que la parte empresarial está representada por la Confederación Española de Agencias de Viajes (CEAV).

La mesa negociadora del convenio colectivo está integrada por la CEAV y los sindicatos SPV, CC.OO. y UGT. Ambas partes firmaron en septiembre, y tras ocho meses de negociaciones, el Convenio Colectivo Estatal de Agencias de Viajes con una subida salarial del 4% en tres años.

En un comunicado, la CEAV celebra el fallo y señala que, según recoge la sentencia, no “se pueden olvidar las reglas de legitimación para la negociación de los convenios colectivos, que supone un poder ‘ex lege’ de actuar y afectar a las esferas jurídicas de otros”.

En su fallo, la AN rechaza la petición de la Federación denunciante de dar al convenio, que afecta a 5.610 empresas y a 39.322 trabajadores, carácter extraestatutario al estar acreditado que la CEAV ostenta suficiente representatividad para negociarlo en solitario tras acreditar representatividad (unas 3.000 agencias que dan empleo a 30.000 trabajadores).

Fetave denunció en mayo el convenio colectivo de las agencias de viajes, acordado entre los sindicatos y la CEAV que lidera Rafael Gallego, por la constitución irregular de la mesa negociadora del convenio, al negarle su representatividad, que fue admitida a trámite con fecha del 17 de enero.

Según Fetave, el incremento de los costes salariales para los contratos a tiempo parcial acordados puede llegar a ser hasta del 28% y las contrataciones asociadas a la reducción de jornada podrían terminar provocando la externalización de estos servicios o la destrucción de empleo, poniendo en peligro a las micro pymes.

Fuente:diariolaley